Clínica Bustillo apuesta por la implantología dental moderna

Ayudan a recuperar la plena funcionalidad de los dientes y presentan un acabado que no los diferencia de las piezas naturales. Gracias a ellos, los pacientes recuperan su sonrisa.

Aunque pueda parecer reciente, se trata de una disciplina con una trayectoria muy dilatada y que ha evolucionado mucho. Por ello, a la hora de valorar un tratamiento de implantología, se han de considerar las innovaciones. Hoy día, ya se puede hablar de una implantología tradicional y de una moderna.

En Clínica Bustillo han realizado una decidida apuesta por la implantología moderna, con un proceso de trabajo presidido por la calidad en todos los apartados, desde los materiales que utilizan, la tecnología aplicada y, por supuesto, la dilatada experiencia que atesoran en la colocación de implantes en multitud de casos, especialmente en los más complejos.

Como resultado, han podido reducir al máximo los tiempos de tratamiento y ofrecer una responsabilidad del tratamiento de por vida, del trabajo realizado para los pacientes que se han tratado íntegramente en el centro.

Documento de Calidad de Materiales
La parte más importante de un tratamiento con implantes es la que no se ve
y, precisamente, la que el paciente debe conocer. Ha de saber qué productos se han integrado en su boca y cuál es su origen. Solo así se podrá hacer un adecuado seguimiento de su evolución y tratar con más eficacia los problemas que puedan surgir en el futuro.

En Clínica Bustillo han desarrollado un carné del paciente que recoge el protocolo de tratamiento y los productos y materiales utilizados en el proceso, cada uno de ellos con su correspondiente código de trazabilidad. Fruto de ello, los pacientes pueden disfrutar de las garantías de calidad de todos los materiales usados en su tratamiento.

La garantía es uno de los aspectos de la implantología moderna, pero no el único. A él se unen otros como la experiencia y la especialización, la inversión en productos y materiales de última generación, la aplicación de la tecnología digital y el trabajo con colaboradores de primer nivel, que estén a la altura de las exigencias que se hayan marcado.

Esta filosofía de trabajo se concreta en una enorme mejora de la vivencia del paciente. Se pasa de procesos que duran varios meses o incluso más de un año a intervenciones que posibilitan la colocación de implantes y dientes en el mismo día, incluso con la realización simultánea de injertos de hueso.

En el pasado, o por parte de quien todavía practica métodos tradicionales de implantología dental, eran necesarios intervalos de varios meses para lograr la osteointegración de un implante.

Implantes diseñados para la estabilidad primaria
Sin embargo, la aparición de nuevos protocolos de trabajo y el desarrollo de novedosos tipos de implantes ha llevado a que la llamada estabilidad primaria sea la clave de la integración en el hueso.

Es decir, se busca que el implante sea completamente estable desde el momento de su colocación, sin que resulte necesario esperar un tiempo. Esto permite conectar una interfaz protésica que sobresale de la encía. Se realizan las pruebas sobre ella, y tanto el implante como la masa ósea en la que se inserta no sufren con las manipulaciones.

En consecuencia, se pueden colocar los dientes en el mismo acto quirúrgico y esperar a que la encía cicatrice y se retraiga, y que el propio tejido progrese hacia su estado normal. Mientras tanto, se pueden realizar las tareas adicionales hasta el fin definitivo del tratamiento.

Se ha dicho que los nuevos modelos de implantes tienen como premisa básica lograr la estabilidad primaria, por lo que muestran un diseño que facilita su colocación en huesos estrechos, cortos o de baja densidad. Tales propiedades contribuyen a acortar los pasos del proceso. Además, se dispone de una amplia gama de implantes, con multitud de diámetros y alturas, que también favorecen la inmediatez.

No obstante, si bien la calidad de los productos y materiales es un factor relevante, la trayectoria cuenta mucho más. La experiencia clínica acumulada en Clínica Bustillo durante 20 años y miles de implantes dentales colocados, consiguen que el éxito de los casos sea una norma, y el confort y satisfacción de sus pacientes una realidad.

El apoyo de la tecnología digital
Junto al bagaje profesional, el apoyo constante de la tecnología digital ha transformado esta disciplina. No solo ha mejorado la predictibilidad del tratamiento, sino que, sobre todo, ha contribuido a responder con solvencia a las expectativas del paciente.

No hay que olvidar que la eficacia de los implantes tiene una vertiente funcional y otra estética. Ofrecen la posibilidad de lograr una mejora estética con efectos evidentes: recuperación de la sonrisa, rejuvenecimiento del rostro y aumento de la autoestima de las personas, que con la pérdida de piezas dentales también se ven afectadas en su percepción individual y en sus relaciones sociales.

Con el apoyo de recursos como el escáner de haz cónico, el escáner intraoral y el software de diseño facial se logra diagnosticar con precisión cada caso, y hacer una planificación y simulación exactas del tratamiento y el resultado de la intervención.

El campo de la implantología dental ha madurado para ofrecer terapias más eficaces, predecibles y de menor duración. Conviene tenerlo en cuenta a la hora de recibir un tratamiento. Si tiene alguna duda, puede contactar con Clínica Bustillo en el teléfono 948152878 o a través de consulta@clinicabustillo.com.


Fuente original: Comunicae.es.

comunicae