El push-up es el sujetador preferido por las españolas

Vente-priveela creadora y líder mundial del concepto de ventas flash, y Selmark, la marca española de lencería especialista en ofrecer a las mujeres colecciones cómodas, funcionales, de calidad y diseño- han creado una guía práctica para ayudar a las mujeres en el proceso de selección de talla correcta que, sin ser complicado, es poco utilizado. De esta manera indican que, para la dar con la talla perfecta de sujetador de cada mujer, “hay que tener en cuenta dos medidas básicas que se obtienen de manera muy sencilla con la cinta métrica”:

  • Contorno de la espalda, que determina el número de la talla: “hay que medir la espalda con la cinta métrica colocándola justo debajo del pecho”.
  • Contorno del pecho, que indica la copa: “para obtener esta medida hay colocar la cinta métrica a la altura de los pezones, con el sujetador puesto”.

“La diferencia entre estas dos medidas se obtiene la letra de la copa, que varía de la A a la F”, matiza Noelia Fernández, responsable de diseño de Selmark. “Por ejemplo, la aplicación de tallas de Selmark es una calculadora rápida y sencilla de la talla de sostén perfecta para cada mujer”, añade Noelia.

¿Cómo ponerse un sujetador?
Cada mujer tiene una forma de busto diferente, y no todos los cortes sientan bien a todos los tipos de pecho. El sujetador es una de las prendas femeninas más importantes, por salud y estética. Debe aportar comodidad, sujeción y belleza. Es fundamental que esté bien adaptado, que sea de la talla correcta y colocarlo adecuadamente. Pero, ¿cómo?

  1. Hay que echarse hacia adelante colocando el pecho dentro de las copas de forma natural
  2. Abrochar en el corchete que resulte más cómodo de forma que sujete el busto firme pero confortablemente
  3. La espalda de la prenda debe quedar alineada con la base del sujetador
  4. Los aros deben rodear perfectamente cada pecho, sin molestar ni oprimir la zona de la axila
  5. El centro del sujetador debe quedar suavemente clavado en el centro del pecho
  6. Finalmente hay que adaptar los tirantes para que no queden flojos pues el pecho caería; ni demasiado ajustados, pues el pecho quedaría oprimido y la parte trasera cedería hacia arriba

“Siguiendo estos consejos, según el tipo de sujetador utilizado, deberíamos haber conseguido el efecto de recoger el pecho, reducir, realzar o aumentar y la sensación de comodidad y seguridad que todas necesitamos”, indican desde vente-privee.

Se puede saber si un sujetador está mal colocado si

  • “Si está flojo, porque el tirante estuviera mal ajustado, el sujetador hace huecos en la parte frontal”
  • “Si el contorno es más pequeño de lo que debería, el pecho se aplasta y sobresale por arriba”
  • “Si el contorno es más grande de lo recomendado, el sujetador se levantaría y el aro no estaría en su sitio”

Las modas cambian: se lleva la insinuación, la ingenuidad y lo sexy de lo sencillo
Si bien las bases para escoger el modelo adecuado son las mismas, las modas cambian. En los 50 se llevaban los pechos en pico y ahora redondos. Aunque los sujetadores de aumento de pecho están muy de moda, cada vez más se venden sujetadores reductores, que distribuyen el busto. “Además, hemos detectado que nuestra socia aprecia cuando tenemos ventas con sujetadores de tallas grandes, porque este tipo de prenda íntima es complicado encontrarla a buenos precios y la compra por internet les permite mayor intimidad y discreción que ir a una tienda física”, revela Marian Martínez, responsable de lencería y baño en vente-privee. Y que las partes de abajo se venden más que las de arriba: “las españolas tienen en su cajón lencero al menos dos braguitas por cada sujetador”.

Además, según las ventas en vente-privee, se ha detectado una tendencia en la ropa íntima de que la mujer española se preocupa más por la comodidad, tanto en su lencería diaria como para los momentos más íntimos, escogiendo prendas confortables y que 'sugieran' más que enseñen.

“Pero no tenemos que pensar que la sencillez o la comodidad sean sinónimos de feo o antierótico. La ropa interior que se vende más ahora en España es una lencería cuidada, con detalles naïf (como encaje en los bordes) y con estampados alegres o con tonos neutros y clásicos de lencería (como el negro, blanco o crema)”, revelan desde vente-privee. Ahora se lleva la insinuación, la ingenuidad y lo sexy de lo sencillo.

Ahora bien, las preferencias difieren mucho según la edad. Las millennials buscan la comodidad pero siempre realzando su pecho. Los sujetadores que tienen más éxito son los 'sexy fun', con colores y motivos. Las mujeres mayores de 30 años prefieren los clásicos femeninos: cómodos, con sujeción y que les den un toque de feminidad y elegancia. Con independencia de la edad, el push-up es el sujetador preferido por las españolas, ya que es una prenda cómoda y les moldea el pecho, realzándolo. Según datos de vente-privee, el 53% de las españolas dan preferencia al bienestar, buscando formas moldeadas, económicas y efecto segunda piel, así como bordes satinados.

Vente-privee tiene una experiencia europea en venta de lencería de más de 16 años, con más de 100 marcas de lencería colaboradoras y más de 3 millones de artículos de ropa interior vendidos en un año. Esta alianza con Selmark, quien cuenta con más de 40 años como expertos en el sector lencero, es una muestra del gran potencial que supone el ecommerce para la ropa íntima y de la preocupación por ambas marcas por la salud, el bienestar y la estética de sus clientas.


Fuente original: Comunicae.es.

comunicae